Alba Galocha

5 diciembre 2020 11 enero 2021
MADRID

Moito miras ti

Un primer ser se refleja en el agua
y se demora en falsear agua en espejo,
contemplar nuestro reflejo es una trola inversa,
podemos ser halladas solo a través de ojo ajeno.

Escribir con bolígrafo borrable,
poder cambiar de opinión o bordar algo sobre ello,
‘Moito miras ti’ porque eres curiosa y estás alerta,
captando espíritus y siendo soberana de tu búsqueda.

El agua de mar vive agitada,
mas su horizonte raso es, apacible e infinito,
mi mar, el vaivén del trigo de Castilla,
tu mar, a espuma que respiran as pedras.

Un objeto encontrado es redescubierto,
un recuerdo pisado es evocado de nuevo,
la infancia gris se torna verde leira,
los futuros pesos padecen amnesia.

Enmudece el sol Gallego al fingir ser nube,
Alba es consciente del día vislumbrando la luna,
‘Lo que quieres esconder, te construye’ dice ella,
sabe que si la luna brilla es refracción del sol.

Nuestro sino es caer en el hechizo de lo temido,
contemplar nuestros fragmentos y trabas,
preguntarnos de quién fue el primer recuerdo,
si las cosas no son en sí, sino como las las recordamos.

Ariadna Chez

Moito miras ti
Moito miras ti
Moito miras ti
Moito miras ti
Moito miras ti